Volver

Ars moriendi

 

Grabado  de  la h. 10v. del 'Ars moriendi' (Augsburgo, ca. 1470) Con la signatura topográfica 4-5-10(3) se conserva en la colección de Hernando Colón un libro en extremo singular, no sólo por tratarse de un ejemplar xilográfico, sino por ser además el único conocido de esta edición. Los libros xilográficos son los obtenidos mediante el grabado con una plancha de madera, y uno de los primeros y más conocidos fue la Biblia pauperum, destacando también el Speculum humanae salvationis y las ediciones del Ars moriendi (cuyo título se suele traducir por Arte de bien morir). En este tipo de libros, conocidos con anterioridad a la invención de la imprenta con tipos móviles, predomina la imagen sobre el texto, la temática religioso-moral y la intención pedagógica ante un público no culto y eminentemente popular.

A finales de la Edad Media se desarrolló una copiosa literatura designada bajo el término genérico de Danzas de la Muerte, en la que se representaba la fugacidad de lo terrenal en la vida del hombre con total ausencia del sentimiento religioso y se alude a la muerte con un matiz más o menos profano. Ante esto la Iglesia se apresuró a enfocar la cuestión desde un punto de vista cristiano. Así surge el pequeño tratado conocido como Ars moriendi en el que se presenta el drama de la muerte en su sentido religioso, para que el moribundo pueda salir airoso y conseguir la salvación. Trata, por tanto, de la confortación espiritual del moribundo, y aporta ilustraciones típicamente medievales, con una página de texto para cada ilustración. Este opúsculo estuvo dedicado en un primer momento al clero, pero muy pronto fue el manual de todos los fieles.

Este rarísimo ejemplar pertenece a una edición realizada en el sur de Alemania, posiblemente en Aubsburgo, sobre 1470. Se compone de 14 hojas de tamaño folio, con grandes caracteres góticos, sin numeración, y trece láminas representativas de varios pasajes referentes a los últimos instantes de la vida humana. Los grabados, pese a su tosquedad, presentan un alto nivel de expresividad. En todos ellos el moribundo está en su lecho y sufre las cinco tentaciones: dudas de la fe, desesperación ante sus pecados, apego a los bienes terrenales, impaciencia causada por el propio sufrimiento y, por último, la acechanza de la soberbia. Para contrarrestar estas tentaciones cuenta con la ayuda de Dios manifestada a través de la figura del ángel.

En el verso de la última hoja Hernando Colón anotó las condiciones de su adquisición: Este libro costó en Nerumberga 2 craiçer por dezie[m]bre de 1521 y el ducado de oro vale 86 craiçer. Está registrado 205.

 

Volver


Institución Colombina
C/ Alemanes s/n
41004 Sevilla