Volver

Archivo de la Universidad de Beneficiados

 

La Universidad de Beneficiados de Sevilla fue instituida el año de 1261, llamándose sus  miembros Clérigos Parroquiales, con un número cercano a setenta y dos integrantes. De entre estos se formó una Congregación o Cabildo, que llamaron “Universidad de Beneficiados” compuesta por clérigos parroquiales y presidido por uno de ellos con el título de Abad. Algunos estudios, remontando más su antigüedad, señalan que fue Don Gutierre, del que se hace mención en el Repartimiento de Sevilla, el primer Abad Mayor de esta Universidad. El fin de esta Institución fue siempre defender los intereses de los clérigos beneficiados de las parroquias de la ciudad.

Alfonso X dotó por primera vez a los clérigos parroquiales de la ciudad de Sevilla con unos privilegios, otorgados el 5 de noviembre de 1271, según confirmación que de ello hace Sancho IV el 13 de agosto de 1284. De ello nos ha llegado una copia del siglo XVI que se conserva en el fondo documental del Archivo de la Universidad de Beneficiados custodiado en el Palacio Arzobispal. En este documento Alfonso X indica textualmente que “por hacer bien y merced al abad y cabildo de los clérigos parroquiales de la ciudad de Sevilla” los libra de pagar moneda y cualquier tipo de pechos a ellos y a todos sus paniaguados,   otorgándoles la posibilidad de vender o comprar heredades sin su beneplácito, demostrándose con ello las preeminencias de las que gozaron.

Esta institución fue acumulando con el paso del tiempo un patrimonio inmueble procedente en su mayor parte de donaciones particulares, con el propósito del cumplimiento de mandas piadosas en sufragio de las almas de los donantes.

Su archivo  consta de 111 unidades de instalación depositadas en el Archivo Arzobispal de Sevilla, testimoniando la actividad de la Universidad desde 1340 hasta 1870, periodo cronológico que abarca su documentación. Lo componen fundamentalmente actas, dotaciones, escrituras de propiedad y cuentas.

Entre sus miembros más destacados se encuentra el que llegó a ser Abad Mayor de dicha Universidad, licenciado Alonso Sánchez Gordillo, autor del “Memorial de historia eclesiástica de la ciudad de Sevilla” escrito  en torno a 1630.

Uno de los momentos en que esta institución jugó un papel importante en la historia de Sevilla fue en el proceso de reforma de la archidiócesis con el nuevo plan de curatos. Puesto que los curas beneficiados eran los que en peor situación quedaban tras el plan de curatos de 1791, tratan de hacer valer sus derechos ante la Real Cámara. Oída la Universidad, el Arzobispo Llanes propuso sancionar su plan de 1787, pero finalmente Carlos IV acordó aprobarlo el 14 de abril de 1791, como señala Manuel Martín Riego en su Plan de Erección y Dotación de Curatos de 1791: Una reforma en la archidiócesis hispalense.

Entre el fondo bibliográfico de la Biblioteca del Palacio Arzobispal de Sevilla se encuentra una copia de parte del Libro Protocolo, que data de la primera mitad del siglo XIX, que perteneció a la Universidad de Beneficiados de Sevilla. En él se encuentran copiados múltiples documentos, presentando los estatutos y privilegios por los que se gobernaba esta Universidad, y dando noticia de fechas y lugar de establecimiento de la institución, quedando en cualquier caso aún por escribir la historia de la  misma.

 

 

Volver


Institución Colombina
C/ Alemanes s/n
41004 Sevilla